domingo, 3 de julio de 2016

¡Una unión enriquecedora!

Muchos de ellos se conocen apenas hace 3 días y ya son inseparables.

Los niños revitalizan y rejuvenecen a nuestros mayores haciéndolos más activos y felices porque vuelven a sentirse necesarios, importantes...
Nuestros mayores son para los niños comprensibles, tolerantes y protectores. Les ofrecen todo su tiempo y ternura.

Es precioso ver el potente lazo afectivo que se va creando entre ellos y que aumenta conforme lo hace el tiempo de convivencia.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario