martes, 15 de septiembre de 2015

Leones de la alegría, del miedo y del amor


Estos días, en diversos talleres, para la preparación de la próxima Carrera del Gancho, hemos trabajado sobre las melenas de los leones que desfilarán este sábado día 19 de septiembre.


Ha tocado hacer la melena del león de la alegría, en una gama de amarillos. Al pintar con el grupo del PICH  de la Fundación Federico Ozanam, que es con quién se trabajó esta melena, fuimos hablando de las alegrías de nuestra vida y de los espacios que nos remueven estas emociones. La familia, tener dinero suficiente para los gastos mínimos, un spa con nuestra pareja, la casa de nuestros padres, nuestros hijos…. son algunas alegrías que quedaron prendidas en esa melena de tonos amarillos.
Esa misma tarde con un grupo de personas que vinieron al Centro de Documentación del Agua y Medio Ambiente trabajamos el miedo y pintamos la melena del león en negros, grises y blancos. Tenemos miedo a lo desconocido, a volar, a las cucarachas y serpientes, a las enfermedades, a que nos persigan, a perder a las personas que amamos, … la melena quedó preciosa y si miras bien, allí encontrarás enredados todos estos miedos y algunos más que no nos atrevimos a mencionar.



Y la última melena que hemos pintado, también en el Centro de Documentación del Agua y Medio Ambiente ha sido dedicada al amor. Esa melena, más  rosa que ninguna, está llena de amores a primera vista, como el que nos contó Mariano, primeros amores como el de Rafael e Isabel, amores que no llegaron a nada o amores que duran y duran. Algunos pensamos que esto del amor es un milagro y que a veces, sin saber cómo, pasa y te llega. Otras veces, no.
Esta melena, más rosa que ninguna, os aseguro que está llena de amores tímidos, aquellos que no nos atrevimos a contar y dejamos prendidos en ella.

2015-09-12 13.13.51


He de reconocer que esta fue una sesión en la que costó terminar, que no lo hicimos del todo, la melena. Nos condicionaba el color: tres rosas diferentes. Algunos adultos comentamos que pintar con tanto rosa no nos agradaba y perdíamos la inspiración. ¡Para que luego digan que los colores no influyen!




No hay comentarios:

Publicar un comentario