martes, 18 de noviembre de 2014

Casa de Juventud Casco Viejo ¿una “loca” academia de....?

Quién no conozca las Casas de Juventud podría pensar que las actividades de los jóvenes y con los jóvenes son una fiesta continua, un desmadre mantenido a lo largo del año. O que somos una especie de academia donde los jóvenes se atiborran de cursos y talleres de toda índole para mantenerse entretenidos sin dar un palo al agua, o para que no molesten con otras alternativas más peligrosas. Naturalmente es un punto de vista respetable, pero habría que ahondar un poco más en el sentido de las cosas y atravesar las apariencias que siempre engañan.
Como cada año al finalizar las fiestas del Pilar, comienzan nuestras actividades en el barrio de la Madalena con cursos como: batería, voz, guitarra eléctrica, bailes, artes marciales, liga de deportes, kundalini yoga, talleres de gap, zumba, escritura. Y también con la llegada de los grupos de jóvenes que ensayan por su cuenta, y que tras las fiestas retoman su vida cotidiana como la mayoría de los zaragozanos y zaragozanas. Este año hemos tenido, además, un añadido extra el sábado 18 de octubre, con una Macroactividad de todas las Casas de Juventud y Piees del Servicio de Juventud del Ayuntamiento, a la que pusimos por nombre ZjZ, “Zona Joven Zaragoza”, y que se desarrolló durante todo el día por las plazas del Pilar, San Bruno, Delegación, y La Seo (conciertos, liga de deportes, bubble, cultura friki y japonesa, nuevas tecnologías, breakers, solidaridad, etc).
Las casas de juventud somos el fruto de los tiempos, y vivimos tiempos en los que el “hacer” es el valor determinante. Hay que hacer montones de cosas, nos movemos en una actividad física frenética, casi sin parar. O bien lo hacemos mentalmente, con nuestra atención puesta en internet, el móvil, las redes sociales, la televisión. El que se para, no existe. Sin embargo, una cosa es hacer por hacer, porque así lo establece esta rueda de consumo (solo los números cuentan para las estadísticas)  y otra es conseguir darle un sentido más humano a tanta actividad para hacer que entremos en contacto con nosotros mismos, con el “ser” interno, y despertar el interés por relacionarte con el entorno.

Los jóvenes que se inscriben en la Casa de Juventud no solo pueden aprender una actividad sino también salir de ese estrecho camino marcado, opresivo, competitivo, para participar por el mero hecho del disfrute y el placer, que es la mejor forma que tenemos los seres humanos de aprender. Así, pueden entrar en contacto con otros jóvenes ajenos a su círculo cerrado, conocer otros puntos de vista, aprender un poco de ese mundo exterior al que se van incorporando paulatinamente, pues son conscientes de las normas del hogar y de los centros educativos, pero no de lo que acontece realmente ahí fuera. Gracias a esos cursos y actividades pueden participar o no, colaborar o no, tomar decisiones por si solos, y pueden sentir la confianza para hacer preguntas simples, ridículas, absurdas, o por el contrario, terriblemente intimas y personales.


Es cierto que quienes trabajamos aquí, somos ahora denominados animadores, como si en estos tiempos del ocio sacrosanto fuera necesario animar a la “peña”. Bueno, no nos engañemos. Muchisima gente, jóvenes y adultos, siguen al margen de esa sociedad que se publicita y se vende por doquier, y que por supuesto necesitan de animación. Sin embargo, nuestro trabajo se centra también en mostrar las prioridades de la vida, para llorar, para salir del aislamiento, para vencer los miedos, para tener un hombro donde apoyarse.

De manera que somos solamente una casa para los jóvenes, en la que también debemos ceñirnos a los tiempos haciendo y haciendo. De ahí que el viernes 12 de diciembre todos los recursos juveniles del Casco Histórico: Piee Pedro de Luna, Piee Ramón y Cajal, Casa de Juventud San Pablo, y la Casa de Juventud Casco Viejo, gestionados por la Fundación Ozanam, organizamos el “Co!tillón de choColate” con DJ´s, merienda, talleres, disfraces, baile; unas campanadas anticipadas con sorpresa para las uvas. Será en el Centro El Túnel a partir de las 18h y está todo el mundo invitado… o casi, porque El Túnel es muy grande pero no cabe nuestro hermoso mundo.



Javier Marcos, Trabajador Casa de Juventud Casco Viejo




Casa de Juventud Casco Viejo
976292446

Miguel, Susana y Javi Marcos

No hay comentarios:

Publicar un comentario