lunes, 10 de junio de 2013

¿Dónde he dejado las llaves?

¿Dónde he dejado las llaves? ¿Qué he venido a buscar? ¿Cómo se llamaba..? 

Son algunos de los olvidos más frecuentes que tanto las personas mayores como los jóvenes solemos tener y aunque, a veces, éstos olvidos son fruto de no prestar verdadera atención a lo que estamos haciendo, conforme vamos cumpliendo años, la memoria o mejor dicho, la pérdida de memoria, comienza a ser una preocupación en nuestras vidas.

Por este motivo y junto a la celebración del X aniversario de nuestro centro, Apartamentos Tutelados y Centro de Día CAI-Ozanam, pensamos que no podían faltar unos talleres específicos y dedicados, a las personas mayores de 65 años, en los que abordáramos esta problemática.


Dicho y hecho, nos pusimos manos a la obra, y empezamos a difundir nuestro pequeño proyecto con la ilusión de todo el equipo de profesionales. No sabíamos si la idea iba a tener aceptación o no, todos estábamos a la expectativa y con gran alegría, vimos como una a una se fueron completando todas las plazas.

Llegó el día y un grupo de personas desconocidas se reunían para hablar de un tema en común: la memoria. Poco a poco las vergüenzas fueron quedando fuera y se escuchaban frases como “no me acuerdo” “lo tengo en la punta de la lengua” “no me va la cabeza” “me pongo muy nerviosa”…los asistentes iban manifestando los olvidos que se producen en su vida diaria y dándose cuenta de que no sólo les pasa a ellos.


A lo largo de una hora, fuimos explicando los diferentes tipos de memoria, su funcionamiento y algunas técnicas para potenciarla, desde como acordarnos de la lista de la compra hasta como memorizar datos nuevos o no olvidarnos de fechas señaladas. También pusimos en común experiencias de nuestra infancia y juventud, dándonos cuenta de que recordamos más de lo que creemos.


Tras compartir inquietudes, dudas y también recuerdos positivos, dimos por concluida la primera sesión del mes, haciendo hincapié en que trabajar la memoria, no es cuestión de un día. Hay que ser constante y buscar actividades que realmente nos motiven: conocer gente, hacer ejercicio, leer el periódico, tomar un café con un amigo, jugar a las cartas…

Desde nuestro centro intentamos potenciar tanto los aspectos físicos, como los cognitivos y sociales, teniendo en cuenta que cada persona es diferente y con la intención de potenciar una buena calidad de vida, y por qué no, ser un poquito más felices. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario