lunes, 6 de mayo de 2013

Ser cuidador


Ser cuidador ha sido concebido como una “carrera inesperada” que, a diferencia de otras ocupaciones, no está dirigida principalmente por las metas que cada cual se propone, sino por aquellas que vienen impuestas por el mismo desarrollo de la problemática de la persona mayor y los niveles de dependencia que va alcanzando progresivamente. 

Se trata con frecuencia de una experiencia prolongada, y en la que se hace necesario aprender a cuidarse y a convivir con el familiar enfermo para que el camino de adaptación de esta nueva labor sea lo más fácil posible.

Por ello, la Fundación Federico Ozanam ofrece un Programa de apoyo a cuidadores, para tender una mano a las personas que lo necesitan. Para ofrecer un respiro, para formarlas y para apoyarlas. El programa ofrece asesoramiento psicológico individualizado, charlas y talleres formativos y apoyo emocional. 



Una psicóloga especialista en vejez nos explica cómo hacer frente a los comportamientos difíciles de una persona con deterioro cognitivo. Se trata de aprender a manejar conductas del enfermo que pueden desbordar o irritar al cuidador, aprender a sobrellevar mejor la situación adquiriendo pautas de ayuda para saber qué hacer, qué no hacer, qué decir o no decir, cuando el familiar repite una y otra vez las mismas cosas, cuando se pone agresivo, cuando oculta sus olvidos, cuando deambula sin sentido, cuando ya no reconoce a las personas u objetos o cuando sufre de alucinaciones o delirios.

El objetivo es facilitar al cuidador estrategias de afrontamiento para seguir adelante de la mejor forma posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario