martes, 21 de agosto de 2012

Mucho más que fisioterapia

El broche final a los Centros de Día de la Fundación Federico Ozanam vamos a ponerlo con la historia de Lucía que trabaja como fisioterapeuta en el de la calle Venecia. Esta aplicada joven, ha trabajado desde que terminó sus estudios en 2007 en residencias de mayores, centros de fisioterapia con médico deportivo, hospital privado, consulta de fisioterapia privada, mutua de accidentes… en fin, que sabe bastante de todo lo relacionado con su profesión. En Ozanam lleva 3 años, siempre en el mismo centro.
Hola Lucía. Con tu curriculum no tenemos ninguna duda de que tienes muy claro lo que hacer con cada usuario.

Sí, determinamos la actividad que más le conviene cuando llega al Centro por primera vez y le hacemos un estudio físico cada año para ver su movilidad y fuerza, con escalas específicas que valoran la marcha y el equilibrio, riesgo de caídas, etc. Según los resultados y con el informe médico, se determinan las nuevas necesidades.
¿Es posible mejorar físicamente pese a la edad y el deterioro que ésta conlleva?

Se ha demostrado mediante estudios que la rehabilitación física y el ejercicio tienen múltiples efectos beneficiosos en los ancianos, a nivel físico, anímico, e incluso cognitivo, pues ayuda a prevenir y frenar el avance de demencias y Alzheimer.

En nuestro Centro han mejorado personas con enfermedades reumatológicas, traumatológicas y neurológicas, donde es muy importante una intervención temprana para obtener mejoras.
Hay usuarios que han pasado de silla de ruedas a andador, ganando en autonomía y calidad de vida tanto ellos, como sus familiares. También hemos conseguido paliar dolores reumáticos mediante electroterapia, así como mejorar la amplitud de movimiento articular. Los usuarios, normalmente, ganan también a nivel de fuerza muscular, corrigen una marcha defectuosa o mejoran su equilibrio, con resultados a veces muy notables.

Lo cierto es que es impresionante el trabajo individual que realizáis con cada usuario, pero también hay acciones grupales. ¿Puedes aclararnos los criterios para determinar una u otra?
El participar en una actividad grupal o individual viene determinado por las necesidades de cada persona. Si necesita un proceso rehabilitador para su patología, se hace un tratamiento más individualizado, pero si no hay necesidades importantes o sólo hace falta un programa de mantenimiento, se le incluye en el grupo de gerontogimnasia.

Mantienen contacto con otros especialistas que atienden a los mayores: traumatólogos, reumatólogos, etc.?
Sí. Principalmente a través de informes que realizamos cuando tienen consulta con el médico especialista. En ellos recogemos todos los datos posibles para describir la situación del usuario. También es muy importante el contacto con la familia, a la que avisamos de cualquier cambio significativo: físico, psíquico o cognitivo, con el objetivo de que el usuario reciba en cada etapa de su patología el tratamiento adecuado y puedan ejercer una vigilancia continuada de su estado de salud.

Lucía ¿les gusta a nuestros mayores hacer ejercicio?
Por lo general sí, ya que pasan muchas horas sentados, inmóviles y agradecen el poder moverse y mejorar sus limitaciones. Principalmente si se les estimula adecuadamente, por ejemplo con juegos o música. Sin embargo, el gusto por el movimiento depende mucho de la personalidad de cada uno y de la fuerza de voluntad. Algunos no harían otra cosa, otros se niegan en rotundo a participar o hay que insistirles mucho.

Y dentro de todo el programa ¿que prefieren?
De nuevo depende mucho de la personalidad. Normalmente los usuarios se acostumbran a una rutina que echan de menos si se modifica. Así, los usuarios más predispuestos al ejercicio reclaman su actividad, ya sea en grupo, individual, gerontogimnasia…, aunque es cierto que esta última, al tener un componente lúdico, como la música, está más solicitada que otras. También son muy apreciadas la termo y electroterapia, por el alivio del dolor que supone a los mayores.

Estamos seguros que tus usuarios y usuarias disfrutan mucho contigo en las actividades que más les gustan, y agradecen su mejoría aunque les obligues a otras algo más durillas. Y una vez que nos has contado todo lo que hacéis nos gustaría saber, Lucía, que es para ti lo más importante de tu trabajo.
Sin duda, aunque mi trabajo está orientado a la rehabilitación y el mantenimiento físico de las personas, y sin quitarle importancia a la mejora de la autonomía, de la autoestima y de la calidad de vida que les proporciona, destacaría el lado humano. Que personas que, por lo general, se sienten solas e inútiles, aquí tienen con quien hablar, reciben cariño y atención y descubren que aún pueden conseguir logros y superar metas. En definitiva, destaco la posibilidad que me ofrece mi trabajo de proporcionar cuidados, compañía y afecto.

¡Y tanto que proporcionáis cuidados, compañía y afecto! Muchas gracias, Lucía, y que siga así este gran equipo de profesionales que integráis los Centros de Día de Ozanam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario