martes, 8 de mayo de 2012

UNA GRANJA EN CADENA


Leonardo, encargado de los animales en la Granja Escuela CAI Torrevirreina nos recibe con una amplia sonrisa. Va a ser nuestro guía y nos explicará cómo se organizan las tareas.
Empezamos la visita conociendo a los protagonistas de la granja: los animales. Cerdos vietnamitas, cabras, una oveja, una poni y un mulo, patos, gallinas, gallos, un pavo real, una tortuga… Leonardo cuenta orgulloso que “todos los animales son muy cariñosos y se llevan genial con los niños y visitantes”.

Los animales campan a sus anchas. Llama la atención la sintonía entre todos los habitantes del recinto ya que, a pesar de sus evidentes diferencias, forman una gran familia.
Seguimos el agradable paseo, y nos encontramos con Manolo y sus chicos del taller de albañilería. En ese momento están arreglando el sistema de canalización que permitirá limpiar, sin problemas, las jaulas de los animales. Además, aprovechando la llegada del buen tiempo, están haciendo una pequeña piscina para que los patos puedan disfrutar de unos buenos remojones. Aunque parece que tendrán compañía, porque Pinki el cerdito ya está esperando en la primera escalera de la futura charca.

En Torrevirreina siempre hay algo que hacer y eso lo sabe muy bien Martín, el informático de la Granja. Después de su jornada laboral se enfunda unas botas y su mono de trabajo y colabora como voluntario en todo lo que es necesario.

Continuamos el recorrido y conocemos a Amaya, coordinadora de las visitas de los niños. Está preparando unas actividades muy divertidas para el próximo grupo con las que aprenderán de qué color es cada animal, si tienen pelo o plumas, cómo se comunican…

Llegamos al huerto. Allí un amplio grupo de personas están cultivando las hortalizas. Cuando llegue la fecha, el resultado de ese trabajo servirá de alimento a todas las personas que integran el equipo, a voluntarios, alumnos y visitantes de la granja. Además, los animales también recibirán parte de ese suculento manjar.

Tras conocer de cerca el funcionamiento, llegamos a la conclusión de que la Granja Escuela es una gran cadena, en el que todos sus integrantes son parte importante. Un perfecto engranaje en el que el trabajo del grupo  revierte en el propio centro y en el bienestar de todos. Un lugar en el que, el cuidado por el medio ambiente y la naturaleza, potencia la inserción social, el civismo y la solidaridad.

Termina nuestro recorrido. Os aseguramos que nos gustaría quedarnos todo el día. ¡Hay tan buen ambiente…! pero Leonardo debe volver a sus labores. Seguro que sus animales lo están esperando impacientes. Nos despide con esa sonrisa que no ha abandonado en toda la visita y nos vamos sabiendo que,  antes o después, volveremos a este lugar tan especial.
¡Buen trabajo, compañeros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario