martes, 8 de mayo de 2012

ASÍ RESPIRA LA GRANJA

Son las 7 de la mañana y la Granja – escuela CAI Torrevirreina de Ozanam comienza a despertarse. Leonardo, encargado de los animales, se prepara para dar los buenos días, como todas las mañanas, a sus amigos.

Hoy hay bastante revuelo y es que la familia de los gallos y las gallinas han despertado a todo el vecindario hace rato. Son unas charlatanas, y entre cocoroco y kikiriki ¡no hay quién duerma! Están nerviosas porque se rumorea que hoy hay para comer uno de sus manjares preferidos: hortalizas del huerto de la granja.

La suave poni Laila y su hijo el mulo Platero son los primeros en salir a pasear. Contentos, estiran las patas y ven cómo han avanzado los arreglos en la granja. Los chicos del curso de carpintería han restaurado las vallas de madera y las han dejado como nuevas.

Blanquita, “Blanqui” para los amigos, está muy contenta. ¡Hoy tiene sesión de peluquería! Con la llegada del calor van a esquilarle, y por fin se quitará de encima toda esa mata de lana que tanto calor le está dando estos días.

Pinki y Binki no han pegado ojo en toda la noche, y es que desde que nacieron sus pequeños cerdos vietnamitas hace un mes esto es un no parar. ¡Qué dura es la paternidad!

Peny y Cherry esperan impacientes su turno. Tienen unas ganas inmensas de que lleguen los cuidadores. Les encanta colarse entre humano y humano, son tan altos y graciosos… además, les cuidan genial. Manolo y sus chicos del taller de albañilería han arreglado la verja de su jaula y están haciendo un gran trabajo con las acequias y los desagües de la granja.

Además, aprovechando la llegada del buen tiempo también están construyendo  una pequeña piscina para que los patos de la granja se puedan pegar unos buenos remojones. Pero parece que tendrán compañía, porque Pinki el cerdito ya está esperando en la primera escalera de la futura charca.

Torbellino, la tortuga, ha sido una de las últimas en llegar. Su dueño la donó a la granja y ella está la mar de contenta con todos los nuevos amigos que ha hecho. Ella remolonea unos minutos más antes de comenzar su día. Mientras se estira piensa: “venga, hoy sí. Hoy voy a correr”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario