jueves, 26 de abril de 2012

Descubrimos con Adrián el ecosistema de Torrevirreina



No todos los niños tienen la suerte de ir al pueblo y disfrutar, casi siempre con los abuelos, del campo y de los animales. Ahora lo más frecuente es que los pequeños que viven en las ciudades, sean urbanitas desde la cuna y los animales que conocen sean los que aparecen en las películas o los que ven en el zoo.

Sin embargo, en Zaragoza, gracias a la Fundación Federicio Ozanam y su Granja Escuela CAI Torrevirreina, tienen la oportunidad de vivir esa experiencia y descubrir que, además de leones, hay otros muchos animalitos que necesitan unos cuidados y que los alimentos que compramos en el supermercado, no se fabrican allí, sino que tienen una procedencia muy, pero que muy interesante.

Adrián trabaja como monitor de ecosistema en la Granja desde que se puso en marcha en septiembre del pasado año. En el equipo están también Sara y Amaya, monitoras de animales y huerto, respectivamente, además del coordinador general de Torrevirreina Daniel, donde está integrado el proyecto de la granja.

Todos ellos se ocupan de concienciar a los niños sobre la importancia del medioambiente y les contagian el cariño y respeto por la naturaleza y los animales.

Adrián, ¿nos puedes contar en qué consiste tu trabajo?
Mi trabajo consiste en la transmisión de conocimientos y valores medioambientales a niños de muy temprana edad con el fin de familiarizarlos con el entorno que nos rodea y, en general, con el cuidado del medioambiente, realizando un paseo por el campo conociendo las peculiaridades de la estación del año en la que nos encontremos (meteorología, plantas y animales), reconocimiento de especies silvestres y características principales de cada uno, observación de insectos con ayuda de una lupa electrónica e imagen proyectada en la pared, apicultura y realización de un juego (tres en raya) con materiales reciclados y pintados (para niños muy pequeños ya que les resulta más ameno).

Tres en raya. Un juego de mesa en el campo. Suena divertido. 
Es un juego para dos personas. Consta de un tablero cuadrado con nueve celdas (el cartón recortado a la medida y el dibujo del tablero imprimido en folios de diferentes colores). Los dos jugadores disponen de 3 fichas cada uno (en nuestro caso las piedras pintadas por los niños de insecto, por ejemplo de mariquita, de mariposa, etc.).  El juego consiste en conseguir poner tres fichas (piedras) del mismo jugador en línea ocupando las celdas del tablero, impidiendo que el contrincante consiga formar dicha línea. En cada turno se puede mover una única ficha y poner en una celda que esté libre.

Sabemos que por la granja pasan muchos niños y niñas pequeños. Debe ser una locura. Nos gustaría saber cómo os organizáis y cuáles son las preferencias de los peques.
Cuando viene un colegio, suelen ser casi 50 niños que se repartirán por grupos entre los tres monitores. Las edades están comprendidas entre los 3 y 6 años, aunque en alguna ocasión han venido niños de hasta 8 años.
En general, los niños vienen con la idea de ver animales de granja, aunque tampoco se echan para atrás cuando les contamos que además vamos a hacer otras cosas, se sienten muy motivados, ya que ellos mismos son los que van a realizar cosas, como plantar, sembrar, alimentar a los animales, oler y reconocer plantas aromáticas, realizar juegos con materiales reciclados…
Como casi todos están en el ciclo educativo infantil, los gustos no varían mucho, pero sí puedo decir que cuanto más mayores, más les gusta hablar y comunicar lo que ya saben y, claro está, aprender cosas nuevas.
Los de tres años realizan actividades de aprendizaje por medio de los sentidos como el tacto, la vista y el olfato, mientras que niños de seis años además de esto, prestan una atención más activa y colaboradora.

¿Cuáles son las actividades dentro de tu sección?
Mi actividad ecosistema consta de dos partes, una en el campo y otra en el aula.
En el campo observamos las características de cada estación, plantas que encontramos en el medio donde nosotros también vivimos, plantas que usaremos para nuestro beneficio, ya sean aromáticas, medicinales, con características culinarias, etcétera. También conocemos un huerto ecológico con sus técnicas de ahorro de agua y utilización de abonos naturales (compost).
La actividad ecosistema centrada en el aula consta de varias partes dependiendo de las edades de los niños. Para los más mayores llevamos a cabo un reconocimiento de las especies silvestres y las características principales de cada una, observación de insectos con ayuda de una lupa electrónica e imagen proyectada en la pared y apicultura.
Para los pequeños (3-4 años) elaboramos el juego de tres en raya con materiales reciclados y pintados. Como os he dicho, lo fabricamos con piedras, cartón, papel y pintura. Esto desarrolla también la creatividad y capacidades mentales de los pequeños que luego pueden jugar (e intentar ganar) a sus padres en casa

A los adultos se nos está recordando siempre la importancia de los productos ecológicos y no siempre lo entendemos ¿Cómo se consigue explicar a un niño lo que es un huerto ecológico?
Se les explica de una forma muy breve ya que no tienen un vocabulario muy amplio a tan temprana edad. Básicamente se les incide en la importancia de productos naturales a los que no se les ha echado ningún producto de bote, sino cosas naturales, como el agua, el estiércol, eliminar los insectos de forma manual, o integrando en el cultivo insectos que se comerán a los insectos perjudiciales para la cosecha (por ejemplo, mariquitas).

¿Hacéis actividades para las familias?
Si, con el proyecto CAItú y proyecto AMPA vienen familias en horario no lectivo (sábados por la mañana) para acompañar a sus hijos y aprender todo sobre una granja y un huerto. Observan, tocan y dan de comer a animales de la granja, elaboran una versión un poco más difícil del juego, plantan y siembran.

Cómo animarías a grandes y pequeños a visitar la Granja.
La Granja Escuela Torrevirreina es un lugar agradable y bonito, alejado de la rutina diaria (las calles, los coches, la gente) y con un amplio terreno al aire libre perfecto para disfrutar en familia, aprendiendo cosas que los pequeños de la casa no pueden ver en la escuela  o en el parque. Es, además, una buena manera para saber de dónde vienen las cosas que compramos en el supermercado y que son de consumo diario, textil u ocio.

¿Nos cuentas alguna anécdota divertida o que siempre recordarás?
Siempre hacemos las típicas preguntas sobre la procedencia de diferentes alimentos, ya sean frutas, verduras, queso, leche… Pues bien, un día recibí como respuesta que la fresa venía del supermercado.
También es muy gracioso preguntar por las mascotas de cada uno y ver con la ilusión que ellos cuentan lo que tienen, como se llaman, qué hacen…

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Lo que más me gusta de mi trabajo es el vínculo que se forma entre los niños y tú y pasar un día agradable transmitiendo los conocimientos oportunos para sus edades en un ambiente de naturaleza a tu alrededor. Todo eso me gratifica de manera sobresaliente. Saber que ese día 50 niños lo han pasado genial, han tenido una jornada diferente y que cuando lleguen a casa, enseñarán todo lo que han hecho y pensarán en las cosas que han aprendido.

Gracias, Adrián, a ti y a tus compañeros y compañeras por vuestro entusiasmo y profesionalidad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario